LAP aún no entrega obras de nueva torre de control del Jorge Chávez a Corpac para su implementación

Estaría en duda si la nueva torre y la segunda pista de aterrizaje del Jorge Chávez empezarían a operar en enero 2023 tal como estaba previsto.

Jorge Salinas Cerreño, presidente del directorio de la Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación Comercial (Corpac), detalló la situación de la empresa estatal que presidente ante la Comisión de Transportes y Comunicaciones del Congreso de la República.

Durante su presentación explicó que este año la compañía viene recuperándose del golpe de la pandemia y sus utilidades ascienden a S/15 millones.

En estados de resultados, en 2019 tuvimos resultados positivos de S/57 millones, mientras que en 2020 tuvimos, producto de la pandemia, una pérdida de S/74 millones. En 2021 fue una pérdida de S/62 millones. A la fecha [2022] tenemos unos resultados positivos de S/15 millones. A la expectativa de lo que podría pasar con el movimiento aerocomercial, el resultado podría ser oneroso”, indicó.

Asimismo, resaltó que el gasto de capital de este año será de S/124 millones. El principal proyecto será la segunda torre de control del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, que se encuentra en construcción, así como el aeropuerto de Cusco.

Lo principal es la segunda torre, que serán S/50 millones este año. Luego está el aeropuerto de Cusco, que son otros S/25 millones. Esos son los proyectos que tenemos para ejecutar este año”, indicó.

Salinas resaltó que de momento no tienen acceso a la segunda torre, porque el concesionario del Jorge Chávez, Lima Airport Partners (LAP), aún no entrega la infraestructura. “La torre sigue todavía en obras. Se ve la infraestructura, pero las instalaciones todavía no están. Hace poco hablamos con LAP por la [instalación de la] fibra óptica”, relató.

Es importante recordar que Lima Airport Partners (LAP) anunció meses atrás que la nueva torre de control y la segunda pista de aterrizaje estarían operativas en enero del 2023; sin embargo, Corpac debe recibir con anticipación la infraestructura para ejecutar los trabajos de implementación de los sistemas aeronáuticos.

A inicios de agosto, LAP anunció que había culminado las obras civiles de la nueva torre de control y de la segunda pista de aterrizaje.

(Con información de El Comercio).