Inversiones comprometidas de APP en Aeropuertos suman US$ 2,500 millones

Actualmente hay tres concesiones vigentes con 18 aeropuertos.

La Agencia de Promoción de la Inversión Privada (PROINVERSIÓN) ha evaluado el impacto de las Asociaciones Público-Privadas (APP) en el sector aeroportuario y en el desarrollo económico y social del país.

Los resultados indican que las inversiones de APP en el sector aeroportuario han permitido modernizar la infraestructura mejorando su calidad y capacidad de atención, lo que ha impulsado el turismo y sus actividades vinculadas, el comercio internacional y la conectividad regional. Asimismo, ha dinamizado las actividades económicas.

En el 2001, se concesionó el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez en Lima que permitió mejorar nuestra conectividad internacional y se convirtió en un eje en el transporte aéreo peruano. A partir del 2006, se inició la concesión de aeropuertos regionales que permitió descentralizar la infraestructura aeroportuaria y conectar al país y el flujo de turistas con 17 regiones. Ese año se concesionó el Primer Grupo de Aeropuertos Regionales que abarcaba 12 aeropuertos del norte y centro del país, y, en 2011, el Segundo Grupo de Aeropuertos Regionales conformado por cinco (5) aeropuertos del sur del país. 

Tenemos tres (3) concesiones vigentes con 18 aeropuertos en total, las que representan un compromiso de inversión mayor a los US$ 2,500 millones. El Aeropuerto Jorge Chávez es la concesión más importante con una inversión comprometida de US$ 2,261 millones, que comprende la construcción de una segunda pista de aterrizaje y otras infraestructuras, actualmente en ejecución. 

 

La experiencia en proyectos APP en el sector aeroportuario peruano ha tenido resultados positivos: Primero, gracias a la inversión privada, se ha modernizado la infraestructura aeroportuaria, lo que ha permitido mejorar la calidad del servicio en los aeropuertos e impulsar el atractivo turístico peruano. De hecho, en el Jorge Chávez, las áreas de plataforma y del terminal de pasajeros se han multiplicado en 4 veces, pasando de una extensión de 200 mil m2 en el 2001 a 820 mil m2 en el 2020. Estas inversiones han permitido cumplir con los estándares internacionales[1] en relación con el tiempo que se brindan los servicios y el tamaño de los espacios para pasajeros (hall público de salida, control de Boarding pass internacional, migraciones); también han logrado generar una mejora en la percepción de los pasajeros -más del 83% se encontraban satisfechos con los servicios brindados en el aeropuerto- y atraer a más turistas al país. 

 

En los aeropuertos regionales, las inversiones de ambas concesiones y las eficiencias operativas han permitido mejorar la calidad de sus servicios. Así, por ejemplo, en los aeropuertos de Trujillo, Pucallpa, Tarapoto y Tacna se ha cumplido con los niveles de servicio de Hall Público de salida y Check-In de acuerdo con los estándares internacionales[2] y esto ha ayudado a que la percepción sobre el servicio del aeropuerto se mantenga en niveles altos, por encima del 80% en general. 


[1] IATA B[2] Asociados a los niveles de servicio del IATA C.

 

Segundo, la modernización de los aeropuertos ha permitido atraer más turistas. En efecto, la concesión de estos aeropuertos ha impulsado el despegue del número de vuelos y del flujo de pasajeros. Por un lado, el Jorge Chávez pasó de  61 mil vuelos en el 2001 a 198 mil vuelos en el 2019, y el número de pasajeros se multiplicó en seis (6) veces en el mismo periodo (pasando de 4 millones a 24 millones). Así, estas mejoras facilitaron el arribo de turistas de Asia y Sudamérica. Por ejemplo, entre el 2011 y el 2019, se más que duplicó el arribo de turistas de China y Taiwán y se multiplicó en cerca de 1.7 veces el arribo de turistas de Indonesia e India. En tanto, en los aeropuertos regionales, el flujo de pasajeros se ha incrementado sostenidamente, principalmente en aquellos que conectan con atractivos turísticos.

Tercero, la modernización de los aeropuertos ha conectado a las regiones del país a través de un sistema de transporte rápido y seguro que permitió atraer a más turistas. Por ejemplo, el Aeropuerto de Chachapoyas, que conecta con el complejo arqueológico de Kuélap, pasó de 2 mil pasajeros en el 2008 a 22 mil en el 2019 y el aeropuerto de Talara, que conecta con las principales playas del norte del Perú, pasó de 12 mil pasajeros en el 2006 a 378 mil pasajeros en el 2019, un aumento equivalente a 31 veces.

Cuarto, la modernización de estos aeropuertos tuvo un efecto dinamizador en otras industrias relacionadas como los hoteles, centros turísticos y restaurantes. De esta manera, el flujo turistas en establecimientos de hospedaje colectivo se triplicó en 15 años, de poco más de 26 millones en el 2005 a 83 millones en el 2019, en tanto el número de establecimientos de hospedaje pasó de poco más de 9.6 mil en el 2005 a 23.6 mil en el 2019. Esto benefició también a los centros turísticos, restaurantes, museos entre otros, generando un ingreso de divisas de US$ 4,784 millones en el 2019. Este mismo año, el ecosistema del Aeropuerto Jorge Chávez tuvo un impacto de US$ 1,430 millones en valor agregado y ayudó a crear más 90 mil empleos, según un estudio realizado por Apoyo Consultoría.

Quinto, el transporte aéreo se ha convertido en un mecanismo seguro y rápido para el transporte de mercancías. De hecho, hoy es el segundo más utilizado, después del marítimo para el comercio de ciertos bienes y ha permitido exportar textiles y espárragos, así como importar medicamentos y tecnología. En 2019, se transportó cerca de US$ 9 mil millones (6% del PBI) mediante transporte aéreo. Asimismo, al interior del país, facilita el traslado de bienes y servicios hacia áreas con difícil acceso geográfico, como la Amazonía.

Sexto, las concesiones aeroportuarias han generado ingresos importantes para el estado. LAP, Concesionaria del Jorge Chávez, transfirió al Estado peruano en 2019 cerca de S/ 528 millones (46.5% de los Ingresos) y con ello, el Estado peruano ha acumulado más de S/ 4,500 millones de ingresos desde 2001. Por el lado de los aeropuertos regionales, han generado ahorros importantes para el Estado. Hasta 2019, el segundo grupo no ha requerido cofinanciamiento, mientras que el cofinanciamiento del primer grupo se redujo hasta alcanzar los 3.8% de los ingresos totales en 2019.

BRECHA E INVERSIONES EN PROCESO

De acuerdo con el Plan de Infraestructura para la Competitividad, el Perú tiene una brecha de acceso básico en el sector transporte por S/ 160.9 mil millones para los próximos 20 años y en particular, para el sector aeroportuario de casi S/ 4.2 mil millones. Asimismo, el Reporte de Competitividad Global 2019, indica que aún hay espacio por mejorar en la calidad de infraestructura aeroportuaria y ubica al Perú en el puesto 92 de 141 países.

Para atender esta brecha, tenemos pendiente la ejecución de casi US$ 2 mil millones de inversiones comprometidas. En particular la ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez permitirá tener un nuevo terminal aéreo, torre de control y la segunda pista de aterrizaje que permitirá atender a la demanda creciente de pasajeros y mejorar los niveles de servicio, y, en consecuencia, incrementar la satisfacción de los usuarios. Asimismo, algunos aeropuertos del primer grupo de aeropuertos han convocado los estudios de ingeniería para las inversiones de la segunda etapa a fin de iniciar nuevas inversiones en el futuro próximo. El segundo grupo de aeropuertos se encuentra iniciando un proceso similar.