Gremios piden con urgencia que las autoridades informen sobre las negociaciones de la ampliación del Aeropuerto Jorge Chávez

Aerolíneas piden al Gobierno garantizar las capacidades, dimensiones y eficiencias económicas que ya estaban comprometidas en el proyecto.

Los gremios aeronáuticos y usuarios que operan en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez emitieron un comunicado en el que hicieron un llamado a las autoridades del gobierno a informar acerca de las decisiones que se vienen tomando en las negociaciones que mantienen con Lima Airport Partners S.R.L. (LAP) sobre el futuro del aeropuerto, las cuales deben garantizar las capacidades, dimensiones y eficiencias económicas que ya estaban comprometidas.

Al mismo tiempo, solicitamos que se actúe con la mayor diligencia y se tome en cuenta la opinión técnica de la comunidad aeroportuaria en relación con este proyecto. Cualquier cambio al Plan de Desarrollo Aeroportuario originalmente aprobado, debe estar siempre orientado a generar un mayor bienestar tanto para la conectividad del país como para los usuarios, quienes asumirán los costos de su construcción a través de las tarifas por servicios aeroportuarios”, indica el comunicado.

El mercado aéreo peruano enfrenta un fuerte problema de infraestructura aeroportuaria que no permite atender de forma adecuada la demanda de pasajeros y turistas, por lo que los gremios resaltan la necesidad y urgencia de poner en marcha la ampliación de la principal puerta de entrada al país. Esto nos permitirá recuperar nuestra condición de hub aéreo en la región y nuestra competitividad como gran centro logístico y de negocios; un objetivo especialmente importante dado que Perú se ubica por debajo de países competidores como Colombia, Chile, Panamá, Argentina y Brasil, ocupando el puesto 68 a nivel mundial en «Infraestructura Aeroportuaria» del ranking del Foro Económico Mundial.

Desde hace varios años, el Aeropuerto de Lima llegó prácticamente al límite de su capacidad, creciendo a una tasa promedio anual de cerca del 8%. Por esta razón, se ve imposibilitado de atender la fuerte dinámica de crecimiento que experimenta el sector aeronáutico, afectando los aportes del mismo al país: con 341.000 empleos directos/indirectos generados y una contribución de 5 mil millones de dólares en valor agregado bruto a la economía peruana en el 2019 (cerca del 2,6 % del PBI lo genera el transporte aéreo y la llegada de turistas extranjeros).

Por eso reiteramos nuestra disposición a colaborar a fin de lograr un aeropuerto que cumpla con los más altos estándares mundiales de diseño, procesos, capacidad, tecnología, calidad y servicio, y al mismo tiempo con la necesidad de ampliar su capacidad para recuperar, cuanto antes, la competitividad de nuestro país en la región. Este será un enorme aporte para el desarrollo de todos los peruanos durante las próximas décadas”, indica el comunicado firmado por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), la Asociación de Empresas de Transporte Aéreo Internacional (AETAI) y la Asociación Peruana de Empresas Aéreas (APEA).

 

Lo que ocurrió previamente:

Cabe recordar que tras un reportaje emitido en Cuarto Poder el pasado domingo en el que se señalaba que la viceministra de Transportes renunció al cargo por supuestas irregularidades, incluyendo un intento de evaluación de funcionarios del MTC a la propuesta de operación dual del Proyecto de Ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez presentado por Lima Airport Partners (LAP), la concesionaria rechazó la insinuación de haber protagonizado  actos de corrupción de funcionarios y aseguró que cumple los procesos en el marco de la ley.

Sin embargo, LAP agregó que mantiene su compromiso de inversión privada en marcha por más de US$ 1600 millones, para entregarle al Perú, en el 2025, un nuevo aeropuerto con una capacidad de atención para 37 millones de pasajeros por año, atendiendo con dos terminales en simultáneo.

Como se sabe, el contrato del proyecto aeroportuario contempla que tras la culminación de la nueva terminal de pasajeros, el antiguo deje de operar. Sin embargo, la propuesta de LAP busca que el nuevo terminal sea construido progresivamente y no esté culminado totalmente en el 2025, sino solo una parte, la cual entraría en operación ese mismo año operando en simultaneo con el primer terminal. Las aerolíneas rechazan dicha propuesta de LAP y buscan que el nuevo terminal sea ejecutado en su integridad para el 2025.  Asimismo, el MTC y la DGAC ya han rechazado en los últimos meses la propuesta de LAP; sin embargo, al parecer el MTC volvería a evaluarla.