ACI e IATA piden a los gobiernos soporte urgente en toda la industria aérea para respaldar la recuperación

Se necesita asistencia financiera directa y acción mundial coordinada sobre pruebas. Aerolíneas tendrán una caída de 50% en sus ingresos.

El Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) y la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) reforzaron el llamado urgente para que los gobiernos utilicen las pruebas de descarte de Covid-19 como un medio para reabrir las fronteras de manera segura y restablecer la conectividad global y para prevenir el colapso sistémico de la industria de la aviación con apoyo financiero no generador de deuda.

Las medidas duales protegerían a los países de la importación de casos de COVID-19, evitarían una crisis de empleo en el sector de viajes y turismo y garantizarían que la estructura crítica de la aviación siga siendo viable y pueda respaldar los beneficios económicos y sociales de los que depende el mundo.

Air Transport Action Group (ATAG) estima que 46 millones de puestos de trabajo están en riesgo debido a la pérdida de conectividad causada por la crisis de COVID-19. La gran mayoría de estos (41,2 millones de puestos de trabajo) se encuentran en el sector de viajes y turismo, que depende de la aviación. El resto (4,8 millones de puestos de trabajo) se distribuye entre el empleo directo en la aviación, incluidos los aeropuertos y las aerolíneas.

La viabilidad del sector de las aerolíneas para respaldar el empleo se ve desafiada por la caída severa y prolongada de los negocios:

  • ACI estima que la industria aeroportuaria sufrirá una reducción del 60% en los ingresos, alcanzando una cifra sin precedentes: 104.500 millones de dólares.
  • IATA estima que los ingresos de las aerolíneas se reducirán al menos un 50% ($ 419 mil millones en comparación con $ 838 mil millones en 2019).

La reapertura segura de las fronteras sin cuarentena mediante el uso de un enfoque coordinado para las pruebas impulsaría toda la economía y sería un salvavidas para los ingresos de las aerolíneas y los aeropuertos. La ACI y la IATA han pedido al Grupo de trabajo de recuperación de la aviación del Consejo de la OACI que proporcione un enfoque de pruebas reconocido y acordado internacionalmente que pueda adoptarse a nivel nacional.

También se insta a los gobiernos a abordar el impacto devastador de los cierres de fronteras y otras restricciones de viaje impuestas por el gobierno apoyando la viabilidad de la aviación a través de apoyo financiero directo que:

  • protege trabajos y operaciones
  • no aumenta los niveles de deuda, y
  • minimiza el incumplimiento de la deuda y las pérdidas crediticias.

La pandemia de COVID-19 sigue siendo una crisis existencial y los aeropuertos, las aerolíneas y sus socios comerciales necesitan asistencia financiera directa y rápida para proteger las operaciones y los trabajos esenciales”, dijo el Director General Mundial de ACI, Luis Felipe de Oliveira. “Pero dicha asistencia es solo una pieza del rompecabezas a medida que la industria se reinicia y se prepara para mantener operaciones continuas centradas en la salud y el bienestar de los viajeros, el personal y el público. ACI e IATA están alineadas para pedir una acción gubernamental urgente para introducir pruebas generalizadas y coordinadas de pasajeros para permitir que se eliminen los requisitos de cuarentena. Sin esta acción, no es una exageración que la industria se enfrente al colapso”.

Alexandre de Juniac, Director General y CEO de IATA, dijo: “Necesitamos actuar rápidamente. Gran parte de la red aérea mundial se ha visto gravemente rota durante más de medio año. Las pérdidas de empleo, dentro y fuera de la industria, aumentan con cada día que se cierran las fronteras. Y con cada trabajo perdido, la recuperación y el impacto en la economía en general se vuelve aún más difícil. Se está construyendo un impulso en apoyo de las pruebas para reabrir las fronteras. Es la máxima prioridad operativa. Y para asegurarnos de que tenemos un sector de aviación viable al final de esta crisis, es inevitable una segunda ronda de alivio financiero”.

De acuerdo con el Reglamento Sanitario Internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ACI y la IATA están unidas en la creencia de que los costos relacionados con las medidas de salud pública destinadas a mitigar la propagación de enfermedades transmisibles, incluida la introducción de un enfoque coordinado para las pruebas, deben ser asumidos por los gobiernos nacionales.